ChilePodcast...el Primer Podcast Educativo de Chile ...desde el 17 de Mayo de 2005
ChilePodcast
Primer Podcast Educativo de Chile. Producido y Presentado por el Profesor Carlos Toledo Vedugo www.carlostoledo.cl

Categorias de Podcasts

Special Spanish
videocasting
podcasts
Diexismo
Pasantia La Serena
General
Pasantia Miami
Lecturas Educacion Media
Cursos Ingles BBC
Lecturas Educacion Basica

Archivos de Podcasts

2015
August
July
June
May
April
March
February
January

2014
October

2013
December
November
October
September
July
June
May
April
March
February
January

2012
April

2011
July
June
May
April
March
February
January

2010
December
July
June
May
April
March
February
January

2009
April
March

2008
July
June
May
April
March
February
January

2007
December
November
October
September
August
July
June
May
April
March
January

2006
December
November
October
September
August
July
June
May
April
March
February
January

2005
December
November
October
September
August
July
June
May

May 2010
S M T W T F S
     
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Enlaces

Haz clic aqui para suscribirte a chilepodcast
Haz clic para suscribirte al Grupo ChilePodcast

Lo que leo y escucho

  • Software para suscribirse a ChilePodcast

  • EDUCAsites.net
    Buscador de recursos educativos

    PodcastAlley.com

Feeds

    Podcasting News Mapa de Oyentes

    Inscribete en Chilepodcast

     Subscribe in a reader

    El Primer Podcast de Chile

    Powered by FeedBurner

    LearnOutLoud.com Podcast

Directory

    Deje sus opiniones Aqui

    Leer mi libro de visitas

    Firmar mi libro de visitas

    Locations of visitors

to this page

    Utilidades

    Google
    Web .cl
    Blogger Search

    Syndication

    350 ChilePodcast  - Cuento: Yo si yo no.

    350 ChilePodcast  -

     

    Lecturas para la Educación Básica

    Cuento: Yo si yo no.

    Resulta que hace miles de años vivía un matrimonio de Sapos que se querían mucho y que lo pasaban muy bien a orillas de una charca. La casa en que vivían era de dos pisos, con terraza y todo, y en el verano salían de excursión en una barca hecha con un pedacito de pellín y una vela que les tejiera una Araña amiga. Se mostraban muy elegantes con sus trajes de seda verde y sus plastrones blancos. Y no eran nada de, feos, con sus grandes bocas y sus ojos de chaquira negra.

     

    Por la única cosa que a veces peleaban era porque al señor Sapo le gustaba quedarse conversando con sus amigos de la ciudad Anfibia y llegaba tarde a almorzar y entonces la señora Sapa se enojaba mucho y discutían mucho más aún y a veces las cosas llegaban a un punto muy des agradable.

     

    Y resulta que un día llegó el señor Sapo con las manos metidas en los bolsillos del chaleco, canturreando una canción de moda, muy contento. Y resulta también que ya habían dado las tres de la tarde. ¡En verdad que no era hora para llegar a almorzar! Como nadie saliera a recibirlo, el señor Sapo dijo, llamando:

     

    --Sapita Cua-Cua... Sapita Cua-Cua...

     

    Pero la señora Sapa no apareció. Volvió a llamarla y volvió a obtener el silencio por respuesta. La buscó en el comedor, en el salón, en la cocina, en el repostero, en el escritorio, en la piscina, hasta se asomó a la terraza para otear los alrededores. Pero por ninguna parte hallaba a su mujercita vestida de verde.

     

    De repente, el señor Sapo vio en una mesa del salón un papel que decir:

     

    ALMORCÉ Y SALÍ. NO ME ESPERES EN TODA LA TARDE.

     

    Al señor Sapo le pareció pésima la noticia, ya que no tendría quién le sirviera el almuerzo. Se fue entonces a la cocina, pero vio que todas las ollas estaban vacías, limpias y colgando de sus respectivos soportes. Se fue al repostero y encontró todos los cajones y armarios cerrados con llave.

     

    El señor Sapo comprendió que todo aquello lo había hecho la señora Sapa para darle una lección. Y sin mayores aspavientos se fue donde la señora Rana, que tenía un despacho cerca del sauce de la esquina, a comprarle un pedazo de arrollado y unos pequenes para matar el hambre.

     

    Pero como este señor Sapo era muy porfiado y no entendía lecciones, en vez de llegar esa noche a comer a las nueve, como era lo habitual, llegó nada menos que pasadas las diez.

     

    La señora Sapa estaba tejiendo en el salón; y, sin saludarlo siquiera, le dijo de mal modo:

     

    --No hay comida.

     

    --Tengo hambre --contestó el señor Sapo, con igual mal humor.

     

    --Yo no.

     

    --Yo sí.

     

    Y como si uno era porfiado, el otro lo era más, y ninguno de ellos quería dejar con la última palabra al otro, pues a medianoche todavía estaban repitiendo:

     

    --Yo no.

     

    --Yo sí.

     

    Y cuando apareció el sol sobre la cordillera, el matrimonio seguía empecinado en sus frases:

     

    --Yo sí.

     

    --Yo no.

     

    Y resulta que esto pasaba poco tiempo después del diluvio, cuando Noé recién había sacado los animales del Arca. Y resulta también que ese día Noé había salido muy temprano para ir a darles un vistazo a sus viñedos, y al pasar cerca de la charca, oyó la discusión y movió la cabeza desaprobatoriamente, porque no le gustaba que los animales del Buen Dios se pelearan. Y cuando por la tarde pasó de nuevo, de regreso a su casa, llegaron a sus oídos las mismas palabras:

     

    --Yo sí.

     

    --Yo no.

     

    Le dio un poco de fastidio a Noé, y, acercándose a la puerta de la casa de los Sapos,

     

    les dijo:

     

    --¿Quieren hacer el favor de callarse?

     

    Pero los señores Sapos, sin oírlo, siguieron diciendo obstinadamente:

     

    --Yo sí.

     

    --Yo no.

     

    Entonces a Noé le dio fastidio de veras y gritó enojado:

     

    --¿Se quieren callar los bochincheros?

     

    Y San Pedro --que estaba asomado a una de las ventanas del cielo, tomando el fresco-- le dijo a Noé, enojado a su vez porque hasta allá arriba llegaban las voces de los porfiados discutidores:

     

    --Los vamos a castigar, y desde ahora, cuando quieran hablar, sólo podrán decir esas dos palabras estúpidas.

     

    Y ya sabes ahora, Mari-Sol de mi alma, por qué todos los Sapos de tódas las charcas del mundo dicen a toda hora y a propósito de toda cosa: --Yo sí.

     

    --Yo no.

     

     

    BRUNET, Marta. Yo sí...Yo no. Cuentos para Marisol. Obras Completas de Marta Brunet. Santiago, Zig-Zag, 1962. Pp. 314-315.

    Direct download: 350_ChilePodcast__Yo_si_yo_no_.mp3
    Category:Lecturas Educacion Basica -- posted at: 3:30pm VET
    Comments[0]

    google-site-verification: google44233ba92209ec00.html