ChilePodcast...el Primer Podcast Educativo de Chile ...desde el 17 de Mayo de 2005
ChilePodcast
Primer Podcast Educativo de Chile. Producido y Presentado por el Profesor Carlos Toledo Vedugo www.profesortoledo.cl

Categorias de Podcasts

Special Spanish
videocasting
podcasts
Diexismo
Pasantia La Serena
General
Pasantia Miami
Lecturas Educacion Media
Cursos Ingles BBC
Lecturas Educacion Basica

Archivos de Podcasts

2017
March

2015
August
July
June
May
April
March
February
January

2014
October

2013
December
November
October
September
July
June
May
April
March
February
January

2012
April

2011
July
June
May
April
March
February
January

2010
December
July
June
May
April
March
February
January

2009
April
March

2008
July
June
May
April
March
February
January

2007
December
November
October
September
August
July
June
May
April
March
January

2006
December
November
October
September
August
July
June
May
April
March
February
January

2005
December
November
October
September
August
July
June
May

March 2010
S M T W T F S
     
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Enlaces

Haz clic aqui para suscribirte a chilepodcast
Haz clic para suscribirte al Grupo ChilePodcast

Lo que leo y escucho

  • Software para suscribirse a ChilePodcast

  • EDUCAsites.net
    Buscador de recursos educativos

    PodcastAlley.com

Feeds

    Podcasting News Mapa de Oyentes

    Inscribete en Chilepodcast

     Subscribe in a reader

    El Primer Podcast de Chile

    Powered by FeedBurner

    LearnOutLoud.com Podcast

Directory

    Deje sus opiniones Aqui

    Leer mi libro de visitas

    Firmar mi libro de visitas

    Locations of visitors

to this page

    Utilidades

    Google
    Web .cl
    Blogger Search

    Syndication

    348 ChilePodcast  - Cuento: El Sapito Colocoy

    348 ChilePodcast

     

    Lecturas para la Educación Básica

     

    El sapito colocoy (Cuento Mapuche – Chile)

     


    El sapito Colocoy se dirigía a su casa, a descansar de las pesadas tareas del día, cuando, en el camino, se encontró con un zorro.

    -¡Quítate de mi camino, feo sapo -le dijo éste-, me incomoda verte siempre saltando! ¿No puedes correr, aunque sea un poquito?

    -¡Claro que puedo! – constestó el sapito Colocoy, que, sin ser orgulloso, se sintió terriblemente ofendido de que el zorro le hubiera dicho que andaba siempre a saltos

    - Claro que puedo, y mucho más ligero que tú, si se me antoja.

    – ¡Ja, ja, ja-rió el zorro-. ¡Qué graciosos eres! ¿Quieres que corramos una carrerita?

    – ¿Y en qué topamos? -le contestó el sapito-. Pero lo haremos mañana en la mañana, porque ahora vengo cansado de mi trabajo y no haraganeo como tú. Además, se hace tarde y me espera mi familia para cenar.

    – Convenido, pero no faltes, pobre sapito. -dijo el zorro, y en un liviano trote se dirigió, riendo, a su madriguera.

    Al día siguiente, mucho antes de que las diucas comenzaran a sacar el alba de sus buches, el sapito Colocoy ya se estaba preparando para la carrera. Puso a sus hijos menores como jueces de gritoen la partida; a su mujer, como juez de llegada; y a su hijo mayor, que era igualito a él, lo escondió en la tierra, unos cuantos metros más allá del punto de llegada.

    Empezaba a clarear cuando apareció el zorro.

    – ¿Estás listo sapito Colocoy? -le preguntó.

    – ¡Mucho rato! ¿Trajiste testigos?

    – No me hacen falta, basta y sobra con los tuyos, para el caso presente. Y corramos luego que tengo una invitación a un gallinero y se me está haciendo tarde.

     – ¡Cuando gustes no más!

    Puestos en la raya, y apenas sonó el grito, el zorro partió como un celaje. Pero aún más listo, el sapito Colocoy se le colgó de un salto en el rabo.

    Corrió unos metros el zorro y volviéndose a mirar para atrás, gritó burlón:

     – ¡Sapito Colocoy!

    Y con asombro oyó la voz de éste que le gritaba:

    – ¡Adelante estoy!

    Como picado por una araña, se dió vuelta el zorro y divisó al sapito Colocoy saltando hacia la meta delante de él.

    Partió otra vez el zorro, como el viento, pero esta vez, por aquello de que el zorro nunca deja de serlo, metió la cola entre las piernas. El sapito Colocoy regresó tranquilamente al punto de partida.

    Jadeando llegó el zorro a la raya, se paró un poco antes y volviéndose para atrás grito:

    -¡Sapito Colocoy!

    Y con una rabia inmensa oyó una voz burlona que le gritaba, desde más allá del punto dellegada:

    – ¡Adelante estoy!

    Y así fue como el orgulloso zorro fue vencido en la carrera por el sapito Colocoy.

    Direct download: 348_El_Sapito_Colocoy.mp3
    Category:Lecturas Educacion Basica -- posted at: 10:30pm VET
    Comments[0]

    google-site-verification: google44233ba92209ec00.html